Hospital Regional lidera procedimientos de radiología intervencionista en el país

El centro asistencial de la región es uno de los 2 hospitales públicos de Latinoamérica de alta complejidad especializado en radiología intervencionista.

En la actualidad, en Chile, hay sólo 14 especialistas en radiología intervencionista y 3 de ellos se encuentran en el Hospital Dr. Hernán Henríquez Aravena de Temuco, el Dr. Marcelo Klein, Dr. Rodrigo Duran y Dr. Marcos Tapia. Este equipo de alta complejidad permite realizar intervenciones en el cuerpo humano usando guías de imágenes, con uso de equipos mínimamente invasivos, a través de punciones en la piel o vías naturales, venas, arterias y vasos linfáticos.

Por lo tanto, dentro de las ventajas del método para el paciente, es que tiene menor requerimiento anestésico, disminuye los riesgos de sangrado en la cirugía y puede acceder a un rango etario amplio, desde pacientes pediátricos hasta una persona de tercera edad, con un proceso de recuperación mucho más acotado.

La intervención por uso de imágenes, viene acompañado de dispositivos específicos, siendo la mayoría implantables en el cuerpo (que pueden disolverse con el tiempo), como el uso de stent (pequeña malla de metal que se extiende en la arteria), prótesis biliares, etc.

En el contexto de la ley Nacional del Cáncer, el Ministerio de Salud se encuentra en proceso para construir 4 centros de oncología de primer nivel en el país, específicamente en la macrozona norte, centro, sur y extremo sur, liderados por oncología médica, radioterapia y cirugía. En el caso específico de Temuco, considerando el desarrollo histórico, se realizará un cuarto pilar de atención a pacientes en Radiología Intervencionista Oncológica para lo que se destinó un monto de 14 mil millones de pesos al desarrollo de radiología diagnóstica y oncológica, incluyendo radiología intervencionista, con la construcción de 2 nuevos pabellones especializados con sus respectivos equipos, para intervencionismo no oncológico, que se sumarían al pabellón ya existente.

Equipos de última generación

Estos pabellones contarán no sólo con equipos de angiógrafos, que permiten generar imágenes del cuerpo humano a través de radiación, sino que también se suman ecógrafos de última generación y la posibilidad de fusionar imágenes de resonancia, en post de obtener una guía más segura para el paciente. Esta avanzada tecnología permite al radiólogo, crear una ruta de imagen, establecer por qué parte entrar al cuerpo sin dañar otros órganos, situar en forma inmediata la efectividad de la terapia, con una mínima estadía hospitalaria y bajo riesgo.

De acuerdo con lo anterior, el Dr. Marcos Tapia, jefe de intervencionismo percutáneo y endovascular, afirmó que “son intervenciones que permiten al paciente permanecer en una corta estadía o incluso de manera ambulatoria. Por otro lado, pacientes de unidades de paciente crítico como UCI y UTI pueden beneficiarse de estas terapias, acelerando su recuperación. Esto es una ventaja comparativa para un sistema sanitario”.

Debido a la pandemia, el uso de camas complejas es vital para el funcionamiento de los hospitales, por lo tanto, el tener esta tecnología de última generación facilita la ambulatorización del paciente y habilita las camas en un menor tiempo.

Desde el punto de vista del intervencionismo oncológico, se contemplan biopsias para realizar un diagnóstico de una muestra de tejido, destapar órganos que estén obstruidos por un tumor, crear accesos vasculares y una serie de otros procedimientos que “prehabilitan” a una persona para recibir una terapia.

En algunos casos específicos, “puedes llegar a un tumor, quemarlo con una aguja, sin necesidad de dañar el órgano, ni abrir al paciente”, detalló el Dr. Tapia.

Cuidado y manejo del dolor en pacientes con cáncer terminal

Cabe destacar que el equipo de radiología intervencionista, realiza una labor muy importante en el cuidado y manejo del dolor de los pacientes con cáncer terminal, brindando una mejor calidad de vida y su estadía más llevadera.

“Nosotros podemos quemar un nervio específico que esté causando algún tipo de dolor en el paciente, dando una solución definitiva y evitar hacerlo dependiente de fármacos, que, si bien son útiles, deprimen mucho el nivel de conciencia del paciente. También manejar complicaciones tardías como hemorragias o estenosis (estrechamiento de un orificio o conducto corporal) de órganos después de radioterapia”, agregó el Dr. Tapia.

El director del establecimiento, Heber Rickenberg Torrejón, señaló que la radiología intervencional es uno de los campos importantes del desarrollo del hospital “por lo que queremos seguir perfeccionando este tipo de intervenciones y apoyar a los especialistas que tenemos para que fortalezcan la especialidad y continúen trabajando en post de los pacientes. Para el Hospital Dr. Hernán Henríquez Aravena es un tremendo avance contar con estos especialistas por lo que la idea del equipo directivo es continuar respaldándolos aun cuando requiere una inversión importante, estamos trabajando en ello para que puedan contar con el equipamiento necesario para poder desarrollar estas prestaciones”

Cabe destacar que, debido a la escasez de especialistas, se está trabajando en un programa de formación para radiólogos intervencionistas en conjunto con la Universidad de La Frontera, siendo el primer programa del país de la subespecialidad con criterios de acreditación nacional, que comienza a partir de abril del próximo año.

Noticia anterior

La Seremi de salud informo 6 fallecidos y 358 nuevos contagios de COVID-19

Noticia siguiente

Este sábado fueron 414 los nuevos contagios y 5 fallecidos por COVID-19

Deja tu comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *